Primera A Atlético Rio Tercero Sportivo Belgrano
De cabeza a la final
Martin Mattio 08 de Julio de 2019

Después de tres años, Atlético Río Tercero volverá a jugar una final de la Liga Regional Riotercerense y su rival será nuevamente Sportivo 9 de Julio en otra final que promete quedar grabada en la historia.

 

Para estar en el partido decisivo, el conjunto “Pirata” debió superar a Sportivo Belgrano y lo hizo con un contundente 4 a 1 final aprovechando al máximo la pelota detenida en la primera etapa y con un par de contraataques fulminantes para sentenciar la historia.

 

La mala noticia para los de Pablo Álvarez fueron las expulsiones del goleador Federico Pavón (doble amarilla) y el experimentado José Bertea (roja directa) que se convierten en ausencias importantes para lo que se viene.

 

 

PELOTA PARADA, LA CLAVE

El partido por etapa clasificatoria entre ambos equipos terminó 2 a 2 y los cuatro goles fueron de pelota detenida. En la semifinal de ida igualaron 1 a 1 y las dos conquistas llegaron de pelota parada.

 

En ese contexto, el partido de vuelta entre Atlético y Belgrano no podía ser la excepción y los dos primeros goles llegaron por esa vía. Le costó mucho a Belgrano meterse en partido y el dominio del dueño de casa se notó desde el inicio.

 

A los cinco minutos, el árbitro Samuel Villavicencio amonestó a Federico Pavón porque simuló una falta de Mauricio Albornoz en una jugada muy fina en la que ambos se cruzaron por buscar el contacto con la pelota.

 

El dominio de Atlético fue consiguiendo mayor profundidad y la chance más clara previo a la apertura del marcador se dio a los 21 minutos cuando Nicolás Cañas ingresó al área por la derecha remató cruzado, Mauricio Albornoz tapó pero el balón le quedó a Federico Girard que definió a la red pero entre Ezequiel Pereyra y el mismo Albornoz se encargaron de despejar en la línea.

 

Un minuto después, en el tercer córner consecutivo, un jugador de Belgrano la peinó en el primer palo y Fabricio Escudero apareció por atrás de todo para conectar de cabeza y rompió la paridad. Automáticamente, el DT de Belgrano Marcelo Del Río reemplazó al juvenil Juan Garay que estaba con una molestia desde los primeros minutos y dispuso el ingreso de Favio Ledesma. Pese a que el “Tato” venía de una lesión, el equipo creció con su ingreso y entre la necesidad de buscar y una mejor apuesta en el mediocampo le sacó la pelota al local.

 

Si bien Belgrano no tuvo grandes chances, tomó las riendas del partido en ese momento pero pagó caro un error de su arquero Mauricio Albornoz en un nuevo córner. “Mauri” calculó mal el envío de Molina y apareció Girard por atrás de todo para ampliar el marcador.

 

El “Celeste” perdió la calma y lo pagó caro. No pudo volver a ser ese que le sacó la pelota al CART entre el 0-1 y el 0-2 y su entrenador colaboró poco para esa inexistente tranquilidad. Del Río le protestó un fallo al juez asistente y el árbitro dispuso su expulsión, lo que consumió los últimos minutos de ese primer capítulo.

 

 

EL LAMENTO DE LAS EXPULSIONES

Belgrano no se guardó nada y de entrada en el complemento dispuso el ingreso de Diego López en lugar de Tomás Pereyra para jugar todas sus cartas ofensivas pero Atlético se adueñó del protagonismo en el inicio y logró antes de los cinco el tercer gol. Una proyección de Cañas terminó con un centro que Fede Pavón conectó en el punto penal. El 3 a 0 se veía bastante amplio para que Belgrano con sus ganas pudiera revertirlo.

 

Pero le faltó inteligencia a algunos hombres del CART. Mientras el “9” festejaba su nuevo gol (igualó a Juan Bueno en la cima de la tabla de artilleros), Eduardo Mascanfroni tenía un cruce con su hermano, Rodrigo Pavón, y el delantero fue a querer vengar la agresión. El saldo: roja a Mascanfroni por la supuesta agresión y amarilla para Pavón por la reacción que, sumada a la amarilla antes detallada por simular, se convirtió en una roja cien por ciento evitable.

 

Belgrano se adaptó mejor al partido de ambos con diez y el local trató de cerrarse para apostar a la contra que falló en la ejecución un par de veces. Una buena acción de Emanuel Ballejos con un disparo fuerte exigió a Muñoz para rechazar al córner. Dos minutos después, una asistencia cruzada que tenía como destinatario a Enrique Guardo Riggio fue interceptada por José Bertea que, previo resbalón, tocó el balón con la mano y vio la roja directa por último recurso. La reacción del experimentado defensor fue inmediata, pero no contra el árbitro sino consigo mismo: no lo podía creer se perdería una o las dos finales por esa mano.

 

La ejecución de ese tiro libre encontró el gol de Belgrano con un remate de Guardo que se desvió en la barrera y descolocó a Muñoz. Faltaba una mitad todavía del segundo tiempo y Belgrano fue, como contra Huracán, con el “Corazón en la mano” pero no fue suficiente y si bien podría haber anotado un gol, el triunfo “albiazul” no corrió riesgo nunca y en la jugada final logró el 4 a 1 final. Ese gol llegó a través de una corrida de Esteban Rodríguez que le gana en velocidad a Oliva y define de emboquillada ante Albornoz para sentenciar la historia.

 

Atlético Río Tercero vuelve a jugar una final en el segundo torneo de Pablo Álvarez como técnico. El rival será el mismo que el de aquel Apertura 2016, sólo esperará que el desenlace sea distinto.

 

 

SÍNTESIS

ATLÉTICO RÍO TERCERO (4): Mauricio Muñoz; Esteban Rodríguez, José Bertea, Fabricio Escudero y Fabricio Petrocchi; Rubén Molina, Cristian Rodríguez y Rodrigo Pavón; Nicolás Cañas, Federico Pavón y Federico Girard. DT: Pablo Álvarez.

SPORTIVO BELGRANO (1): Mauricio Albornoz; Ezequiel Pereyra, Mayco Oliva, Nicolás Debarbora y Juan Garay; Tomás Pereyra; Enrique Guardo Riggio, Simón López, Eduardo Mascanfroni y Emanuel Ballejos; Evair Magnini. DT: Marcelo Del Río.

 GOLES: PT, 23m F. Escudero (A) y 42m F. Girard (A); ST, 4m F. Pavón (A), 22m E. Guardo Riggio (SB) y 50m E. Rodríguez (A).

EXPULSADOS: ST, 5m F. Pavón (A) y E. Mascanfroni (SB); 21m J. Bertea (A).

ÁRBITRO: Samuel Villavicencio.

 

Comentá esta noticia
© 2019 LigaRioTres.com - Desarrollado por IDE-AR